una de cal y una de arena, vió?

Sintonizar continuados culturales me disturba y me deja medio cruzado… es como jugar a la perinola! Señal de que alguna variante de virus emo me abichó.

Bueno, supongo que no será eso (digo para mis adentros) , y también me pregunto que es entonces.

No sé, la gente es más rara de lo que se percata. Cuando ando en la calle parece que todos los demás no tienen nada que contar. Y sé que no es así. Si imagino que el mundo real es un facebook en donde puedo dejar mis pensamientos enganchados al cuadrito de “Que estás pensando?” sería una locura. Muy divertida sí, pero un infierno al final.

¿Comenzaría a ver cuando la gente no tiene nada para decir?

No sé . De nuevo no sé. No será ni la primera ni la última vez que me haga preguntas que no sé responder, puta especie!

Pero sigo imaginando esa red social en la esquina de casa y piro por ver a los personajes. Evidentemente tengo a mis preferidos del tinglado.

El vecino del primero que cuida la plaza de estacionamiento es uno de ellos. Me gusta porque cuando interactúo con el es como recibir una minicarga de cocaina con corriente alterna. No para de hacer morisquetas cuando habla y me inquieta. Siempre me divierte hablar con él, de lo que sea. Porque además de ser muy elocuente en sus palabras es muy dócil temáticamente digamos.
El vecino sería un buen ejemplo de la peligrosidad de llevar facebook al mundo real.

El quiosquero de la tarde en segundo lugar creo. Con él jugamos siempre a que él tiene siempre listo el paquete de Nevada en el huequito por donde atiende con solo verme parado en el semáforo esperando a cruzar. ¿Increíble no?. A mi me gusta molestarlo a veces pidiéndole a ver si no tiene hojillas, o pilas triple A.
El kioskero sería un buen ejemplo de lo predecible que puede ser llevar facebook al mundo real.

Y como en muchas obras, tengo un personaje al que no le guardo afecto, pero no es lo mismo sin él.

Es el cuidacoche espontáneo que dos por tres aparece (con el que tenemos muy mala vibra desde el principio). Fuera de falsos prejuicios, está el tema que a más de uno le ha pasado y es el “no tenés unpeso-uncigarro-unvino-lahora ahí valor…?”. Sí, no es nada nuevo decir esto. Pero pasa, es el malo de mi obra. Los villanos de verdad los tengo mucho más cerca.
Y no se me ocurre ningún ejemplo con el cual pueda encajonar al cuidacoche en faceboook.

Está aquí solamente para que haiga una de cal y otra de arena vió?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *