El sábado pasado (a raíz de sucesos gratos e inesperados) decidí ir de paseo a Colonia del Sacramento.

Sobre el lugar Wikipedia dice:

Colonia del Sacramento, denominada en el medio local como Colonia, es la capital del departamento de Colonia, Uruguay. Ubicada a pocos kilómetros al sureste de la confluencia del río Uruguay y el Río de la Plata, su barrio histórico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad en 1995, al ilustrar la fusión exitosa de los estilos portugués, español y post-colonial. Por su proximidad con la ciudad de Buenos Aires tiene fuerte vínculo con ella.

La ciudad es tranquila, limpia y las chicharras se escuchan a full en estos mediodías de marzo.
Me llamó la atención la cantidad de bancos que hay en las veredas, afuera de nuchas casas. Su “banco para matear” (y calculo que también para una birra bien fría) frente a ellas son de madera, de cemento, otros de piedra o hierro. Pero eso… muchos bancos!



Los rincones de la ciudad están esperando ser observados con detenimiento: desde cambalaches de antiguedades hasta restaurantes muy bien ubicados y ambientados.

La disposición de la gente (muy acostumbrada a recibir turistas) es excelente y al llegar a la ciudad, (sea por puerto o terminal) existe  una oficina de información turística a la mano (aunque ni entré, porque yo soy muy wild y me animo a caminar sin guía :P).


Si bien no me quedé a apolar, existe variedad de propuestas de alojamiento cubiertas por hoteles,  hostales y posadas. En su mayoría bien ubicados en el casco antiguo de la ciudad y todos con su propio encanto, como la Posada del Virrey ó  la Posada Manuel de Lobo (por citar algunos caprichosamente).

Un buen punto de partida para decidir un hospedaje pueden ser los sitios http://www.hotelescolonia.com/coloniasacramentobuqueda.htm y http://www.guiacolonia.com.uy/Hoteles/colonia.htm, con información de contacto y fotografía de los lugares.


Existen pases para los museos en donde abonando una única entrada, ésta es válida hasta para 6 museos (creo) durante el día. Y al faro: a subir con paciencia (y no calzado con alpargatas) porque tiene toda la pinta que si vas de apuro te despatarrás de un golpe.

Me quedó en el tintero el Real de San Carlos… será para el próximo suceso grato e inesperado.

Varias notas mentales que salen de este primer safari fotográfico para cualquier otro:

  • Las alpargatas sin medias son malas para caminar más de 3 horas seguidas
  • Entre las 11.00 y 17.00 el sol esta com-pli-ca-do, averiguar de museos antes de ir
  • Un juego de baterías nuevas y cargadas no alcanza,… las doble A alcalinas comunes son un gasto contaminante
  • El adobo hay que llevarlo preparado, ya que el viento a veces puede tirar por borda lo que tan parsimoniosamente hemos desmenuzado

Enlaces de referencia:


El paseo en fotitos

Un pensamiento en “Colonia del Sacramento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *